Los últimos 10 años de literatura infantil y juvenil

Hemos pedido a todo el profesorado que escriba 10 líneas sobre un rasgo que le parezca relevante y representativo de estos 10 últimos años de literatura infantil y juvenil (de su producción, uso escolar, promoción lectora, estudio, etc.) Estamos convencidos de que, a lo largo de estas 10 ediciones, el Máster ha agrupado a un equipo de profesionales excepcionales, de manera que sus opiniones pueden formar un interesante diagnóstico de lo que ha ocurrido en nuestro campo a juicio de sus profesionales. Aquí aparecen los escritos recibidos, por orden alfabético del apellido de sus autores. Actualizaremos el texto a medida que recibamos otras respuestas. Esto es lo que nos han dicho:

(también puede descargarse en pdf. aquí)

Ved también aquí los títulos más destacados por la crítica en estos 10 años según la base de datos, a partir de más de 15 fuentes especializadas, mantenida por GRETEL

El profesorado del máster opina

 

El desarrollo y riqueza que han alcanzado los libros ilustrados y los libros álbum, el impulso de la novela gráfica y el refinamiento de las ediciones en estos últimos años me parece notable. También veo un corrimiento paulatino (lento y costoso) desde lo utilitario hacia lo más específicamente literario reflejado en espacios de estudio, investigaciones y publicaciones teóricas, aunque estemos luchando contra el siempre persistente vaciamiento de sentido de muchos libros. En cuanto a la promoción y relación con la escuela podría hablar sólo de mi país, donde en los últimos diez años se intensificó la llegada de libros de calidad a las escuelas públicas y creció la conciencia lectora de los maestros al amparo de planes y proyectos estatales que sería de esperar no caigan (aunque algunos han caído ya) en las decisiones de la nueva gestión de gobierno.

María Teresa Andruetto, escritora

 

Innovació i tradició en els llibres de coneixements

Els  llibres de coneixements han evolucionat en aquests darrers anys, tot buscant el seu espai propi, més enllà de l’aula i d’Internet. En general, s’ha anat ampliant l’espectre temàtic i s’ha reforçat l’ús de l’humor com a mecanisme de facilitació per als temes més compromesos, com el sexe o les múltiples modalitats familiars, però també dels més àrids, com la filosofia, la història o les matemàtiques.  No obstant, els temes de sempre subsisteixen, i els animals i els dinosaures encara són al top ten. Es detecta una renovació gràfica important i la fotografia, abans omnipresent, recula davant l’embat del dibuix, no necessàriament figuratiu, que assimila el llibre de coneixements a l’àlbum il.lustrat. La producció pròpia segueix tenint un caire local i antropològic: biografies de personatges cèlebres, celebracions i festivitats locals, tradicions i costums poblen les nostres llibreries, tot i que algunes editorials han obert línies innovadores, en especial pel que fa als llibres d’art, de caire més universal.

Mònica Baró, professora de la Universitat de Barcelona

 

En estos últimos diez años la imagen ha ido tomando tal protagonismo que editores y mediadores de LIJ han perdido el miedo a publicar y ofrecer obras con poco texto escrito e incluso sin ninguna palabra. Ha aumentado considerablemente el número de imagiarios, libros-juego, álbumes y cómics sin palabras, ampliándose también la edad de los lectores que disfrutan de estas obras meramente visuales.

Emma Bosch, profesora de la Universitat de Barcelona

 

Lectures a primer i segon de l’ESO. Terra de ningú

L’any 1992 vaig escriure “Frena,Càndida, frena!”, una novel.la per a nois i noies de primer de BUP de 14/15 anys, centrada en l’adolescència. En implantar-se l’ESO, uns anys després, va ser automàticament prescrita – pels mateixos professors- a la nova etapa escolar de Primer de l’ESO, és a dir, a nois i noies de 12/13 anys. El mateix va passar amb altres lectures habituals a l’antic Primer de BUP ( el mecanoscrit del segon origen, l’ocell de foc, el dia dels trífids) per posar-ne alguns exemples. ¿Algú s’ha adonat de com hem fet avançar dos anys a cop de decret la maduració lectora dels estudiants de l’ESO? Sovint es diu que els nois i noies a l’Institut no llegeixen gaire, pero… no s’equivoquen i/o ens equivoquem  en les prescripcions lectores? S’ha avançat l’adolescència?  Hem contribuït a fer-la avançar? Estan preparats els nostres nois i noies de 12 anyets per a la comprensió lectora que els exigim i per a les temàtiques que els recomanem? Sovint, com a escriptora, desitjo adreçar-me a aquestes edats de “12/14” i m’adono que són terra de ningú perquè si bé física i mentalment són nens i nenes, aspiracionalment els hem equiparat (governs, professorat, mercat i mass media) a adolescents prematurs. Una equació difícil de resoldre.

Maite Carranza, escriptora

 

Lo que me parece un cambio en la producción editorial de los ultimo años es el deseo de los autores de jugar con los códigos de lectura habituales en el libro álbum.
Un ejemplo es Daqui ninguém passa de Isabel Minhós Martins y Bernardo P. Carvalho (Planeta Tangerina): es la historia de un general que prohíbe al pueblo ‘entrar en la historia’ y pone guardia delante de la pagina de la derecha, que se queda blanca en las primeras paginas del libro. El libro funciona porque tradicionalmente la historia se lee de izquierda hacia derecha y ocupa las dos páginas. La página blanca no es, en este caso (¿o nunca?) un espacio vacío: es un espacio sin nadie.
Otros ejemplos, entre otros: Suzy Lee con su trilogía, Richard Byrne con ¡Este Álbum Se Ha Comido A Mi Perro! donde los personajes caen en el pliegue interno del libro y su We’re in the wrong book!. Javier Sáez Castán (su último libro, El armario chino, se lee en dos direcciones) ha ganado  el Premio Nacional de Illustración 2016 y es interesante que entre las razones de esta elección se hable de libro como objeto: “… por su creatividad y talento narrativo que implica la dimensión objetual del libro”. Personalmente, creo que la llegada del libro digital (o sus posibilidades) lleva a los autores a una reflexión mas profunda sobre lo que es el libro álbum en su dimensión histórica (tradición de lectura) y física (objeto de paginas en papel que se lee con ojos y manos).

Anna CastagnoliEspecialista en ilustración de libros infantiles

 

A mi modo de ver, como consecuencia de la mercantilización del libro, se ha venido perdiendo la distinción entre literatura y libro para niños, lo cual lleva de manera sutil a privilegiar el libro en su calidad de objeto formal y a resaltar sus características visuales, por encima de las que le dan la condición de obra de arte, es decir, de objeto estético mediante el cual los seres humanos buscan significación y conocimiento en el más profundo sentido. El libro álbum, que podría considerarse uno de los objetos paradigmáticos de la literatura infantil, se presenta de dos maneras: una, en la que texto e ilustración se unen de modo especial para ofrecer una experiencia estética, para la comprensión de sí mismo y del mundo, y otra, como objeto de contemplación, con un desarrollado reciente espectacular. Y es a este último al que la sociedad otorga mayor valor por lo cual la verdadera obra literaria tiene dificultades para sobrevivir en el mercado.

Silvia Castrillón, fundadora de Fudalectura y Asolectura

 

Des de l’altra banda de la tanca –perquè no m’he dedicat mai a la literatura infantil i juvenil–, trobo que han passat coses rellevants en aquests darrers anys, sobretot vinculades amb la irrupció imparable de la xarxa. Hem descobert la cultura dels fans (el fandom), en les seves diverses formes: el fanfic, els booktubers, els scanlators, etc. Els autors i les editorials també s’han estès a la xarxa, per crear espais de diàleg, presentar-se, connectar amb els lectors. La multimodalitat s’ha fet més present: el llibre il·lustrat, el còmic, la integració del discurs en la iconografia. Però per damunt de tot, sembla que aquesta literatura té més salut que mai, que hi ha més grups de recerca que hi treballen, que té més prestigi social, que les editorials d’aquestes obres són les que ‘resisteixen’ millor la crisi, l’emigració al digital, la reducció de vendes… Que així sigui!

Daniel Cassany, professor de la Universitat Pompeu Fabra

 

En los últimos 10 años han surgido varias nuevas editoriales independientes, pequeñas y medianas, de libros para niños. También un grupo cada vez mas amplio de maestros, bibliotecarios y especialistas se han interesado por los libros para niños. Las redes sociales sobre el tema también se han incrementado. Creo que una parte importante de esto se debe al Master de Literatura Infantil y Juvenil de la UAB y el Banco del Libro. Donde hemos compartido experiencias con tantos profesionales buenos de muchos países. Hoy en día hay más cursos de especialización, pero este Master sigue siendo único y pionero en el mundo de habla hispana. Solo una cosa frustrante: Aun no hemos logrado quitarle ese nombre peyorativo de “literatura infantil y juvenil” como si esa literatura fuera un ente menor.

Carmen Diana Dearden, editora y fundadora del Banco del Libro

 

Des del meu lloc de guaita encuriosit, el que més m’ha sorprès de l’evolució dels últims anys en el camp de la literatura infantil ha estat la constatació que la poesia hi ha reconquerit un lloc que sembla finalment estable, després d’anys i anys d’indiferència pel gènere per part de tothom. Només vint-i-cinc anys enrere, la poesia per a infants era entre nosaltres poc més que una curiositat testimonial. En poc temps, però, van començar a aparèixer un títol rere un altre, de la mà d’autors tan diferents entre ells com la veterana Joana Raspall i els autors més novells. La crisi editorial ha emmascarat darrerament aquesta conquesta amb una disminució de la publicació de títols, però el treball sobre la poesia que ara es pot observar a les escoles és una prova fefaent que alguna cosa essencial ha canviat al llarg d’aquests anys.

Miquel Desclot, poeta i traductor

 

Entre los aspectos novedosos surgidos en la investigación sobre literatura infantil y juvenil, yo señalaría todos aquellos aportes que se han centrado en la perspectiva del lector, bien teniendo en cuenta las estregias comunicativas del texto, con sus voces, sus silencios y sus diálogos con otros textos, o bien la respuesta de los lectores, tanto infantiles como adultos, ante todo cuanto dicen y callan las imágenes y las palabras. Ha sido necesario, para llegar hasta este punto, haber recorrido otros muchos caminos, como los de la historiografía, la defensa, la definición y la descripción de este objeto de estudio y de sus distintos géneros, pero una literatura tan viva, tan escurridiza y tan cambiante, que pone a prueba a sus comentaristas y sus métodos y se pone constantemente a prueba a sí misma, obliga a ensayar nuevas herramientas de análisis y a poner en práctica una actitud de atenta escucha del texto, que contiene un lector.

Jesús Díaz-Armas, profesor de la Universidad de La Laguna

 

En los últimos diez años conviene destacar diversas cuestiones, algunas muy positivas y otras que pueden ser susceptibles de mejora. Me centraré en dos ámbitos. El primero viene avalada por el motivo de este Simposio: la consolidación de los estudios de LIJ en el ámbito universitario, con especial atención a nuevos géneros y formatos. Aun así, sigue siendo grave que la LIJ no ocupe ningún lugar en las facultades de Filología y en los ámbitos de investigación que se vinculan a ella. El segundo es la abundante oferta teatral de los últimos años para público infantil basada en criterios de calidad. En contraste, hay escaso interés sobre el teatro en los ámbitos de investigación de la LIJ, como si se tratara de un mundo que no guarda relación alguna con os otros géneros literarios.

Ana Díaz-Plaja, profesora jubilada de la Universitat de Barcelona

 

12 líneas acerca de los cambios observados en la LIJ

La cosa estaría muy fea si en los diez últimos años no se observaran cambios dentro de cualquier ámbito. En el de la LIJ me parecen significativos:

  1. el auge, apogeo e implementación cotidiana — aún no escolarizada– de la denominada “narrativa gráfica”.
  2. la proliferación de pequeñísimos sellos editoriales, mayoritariamente centrados en el álbum, de muy reducido tiraje, y que se distribuyen en las cada vez más numerosas librerías especializadas en LIJ.
  3. el notable estancamiento de temáticas, recursos formales, personajes, etc. observable en las colecciones y premios de narrativa juvenil.
  4. la irrupción arrolladora e irreversible de una auténtica selva de webs, blogs y otros medios digitales dedicados a la difusión y crítica (más a menudo opinión personal que crítica consensuada y autorizada) del libro infantil y juvenil, en detrimento, ya también irreversible, de los soportes tradicionales en papel.
  5. Etc.

Teresa Duran, profesora jubilada de la Universitat de Barcelona

 

Si consigo apretar estas diez líneas yo hablaría, no de un rasgo característico, sino de dos que han estado muy relacionados entre sí y pueden observarse en la producción actual. Por un lado, la atomización en la edición: cada vez hay más editoriales pequeñas con atractivos catálogos que, desde lo local, llegan a muchos lugares, permitiendo una mayor pluralidad estética. Esta gran producción ha significado también una evidencia: para ser globales la mejor manera es desde lo visual. El aumento de álbumes ilustrados y la fuerza de las ilustraciones han bonsaizado el texto. Los relatos, en estos diez años, se han ido cortando y podando, en muchos casos incluso, han simplificado a sus destinatarios a los que piden concentrarse en lo visual por encima de una exigencia lingüística. Desde mi punto de vista no es un balance muy positivo.

Ana Garralón, especialista en LIJ

 

Diez años en la LIJ en diez renglones

En la eterna disyuntiva entre la extensión y la profundidad, la década debe situarse cerca del polo de la extensión. No sólo como tendencia general (el espacio ocupado por la LIJ en la producción y venta editorial) sino como rasgo distintivo de los propios proyectos: el desmesurado éxito de algunas obras (Crepúsculo, Juegos del hambre, Greg, por ejemplo) fue asumido como el baremo general. Así que mientras se hizo cada vez menos extraño que los niños y jóvenes compraran y leyeren libros, cosa que en principio es positiva; se hizo más común que se midiera la LIJ en términos comerciales. Un producto de consumo más. Cosa que tal vez es menos mala de lo que parece. Sin duda remeda lo que sucede en la literatura en general. De manera que de una forma u otra el rasgo distintivo de la década es su normalización, en el doble sentido del término. No es una novedad, y a mi juicio debe enmarcarse con el empoderamiento del niño como sujeto consumidor.

Daniel Goldin, editor i director de la Biblioteca Vasconcelos (México)

 

La literatura infantil y juvenil evidenció, en estos últimos diez años, que las fronteras se difuminan tanto en géneros como en los lectores a los que va dirigida. Por un lado el impacto de la virtualidad en la sociedad despertó la necesidad de experimentar con nuevos discursos y formatos. Esto dio pie a la experimentación, pero también hizo cuestionar la LIJ como un espacio meramente de formación, poniendo el foco en esas pequeñas editoriales independientes que se construyen sólidas en su libertad de temas, formatos, tratamientos de la imagen ofreciendo objetos de arte, pero que también ayudan en revivir la producción literaria del pasado que fundaron el género. Esto creo una difusa línea entre libros para la infancia y los libros para los adultos que disfrutan del arte. En cuanto a los jóvenes, la literatura fue invadida por el espacio comercial, reforzándose con la presencia de comunidades en diversas plataformas que comentan y legitiman textos de menor calidad pero con la capacidad de darles un punto de encuentro social. Son espacios de cambio en promoción, creación; abundante en dudas e ideal para la creatividad.

Freddy Gonçalves, promotor de lectura

 

Hay libros que son vistosos como la espuma y libros que son como grandes corrientes submarinas que no se aprecian en la superficie pero lo cambian todo. También hay acontecimientos del mundo de la LIJ que ocupan mucho espacio en los medios, pero dejan tanto rastro como el agua sobre las piedras, y acontecimientos que pocos notan pero que a su alrededor lo cambian todo en adelante. Diez años para decir qué libros son de un tipo y cuáles de otro no es plazo suficiente. Sin embargo, creo que sí lo es para señalar que, para nuestra LIJ, han sido decisivas tanto la fiesta de la ilustración que fue Ilustratour desde 2008 hasta 2015 —junto con el “Máster en Álbum Infantil Ilustrado” que pusieron en marcha las mismas personas el año 2012—, como estas primeras diez ediciones del “Máster en Libros y literatura infantil y juvenil” de la Universidad Autónoma de Barcelona y el Banco del Libro de Venezuela. Sin duda, en mi opinión influye que haya tenido la fortuna de intervenir un poco en Ilustratour y en ambos másteres, pero creo que las cifras y la calidad de los participantes y de los ponentes en esas actividades hablan por sí solas.

Luís Daniel González, especialista en LIJ

 

Desde las diferentes actividades que he realizado a lo largo de estos 10 años (2006-2016) en el Banco del Libro  entre las que se encuentra la  coordinación de este Máster, he podido observar como la literatura para niños y jóvenes se ha ido posicionando en el lugar que le corresponde tanto académica como editorialmente; pasando a poseer un corpus teórico de estudio amplio y específico,  con un crecimiento editorial tanto en el mercado anglosajón como en el hispano, con libros de extraordinaria factura estética tanto en su contenido literario como en su aspecto gráfico y editorial. Es así, como he podido comprobar que la LIJ ha crecido en todos sus aspectos, con criterios  y géneros propios como el libro álbum que ya desde hace algunos años  cruza la frontera hacia el país de la literatura dirigida a los adultos y las novelas dirigidas  a los jóvenes, que actualmente hacen énfasis en el género realista de denuncia, que acompañados gracias a las redes sociales, discuten, comparten y disfrutan de la emoción de leer un libro.

Carolina Holmes, Banco del Libro

 

Des de que Lewis (1990) caracteritzara el llibre-àlbum com una categoria inevitablement plural donada la flexibilitat que li atorga la incessant interacció entre text i imatge, altres veus han subratllat el seu caràcter innovador (Stevenson, 1999), experimental (Silva-Díaz 2005; Allan, 2012), heterogeni (Van der Linden, 2006) i híbrid (Escarpit, 2008). En aquest sentit, la diversitat de propostes i d’estils ha seguit essent una de les característiques bàsiques de la producció de llibres-àlbums en aquestos darrers 10 anys. Diversitat que s’ha vist reforçada gràcies a l’aparició al nostre país d’una multitud de petites editorials especialitzades en llibre-àlbum (Libros del zorro rojo, Lata de Sal, Milratones, Silonia, Tramuntana, Cocobooks, A buen paso, Birabiro editorial, Narval, Editorial Flamboyant, o Takatuka, entre moltes altres). Una varietat entre la qual volem destacar el paper de les noves creacions que interroguen l’objecte llibre, jugant amb el suport i els peritextos, per construir el sentit de la història, i un cert retorn a la tradició, a través de la recuperació de títols clàssics que mai abans havien estat publicats al nostre país o que havien quedat descatalogats després de molt temps. Un aspecte, aquest l’edició de clàssics, que posa sobre la taula la importància que està adquirint l’àlbum en el món editorial i en la crítica especialitzada, interessats, tots dos, en incorporar un discurs en termes històrics, que parli de la importància que han tingut aquestes creacions en la història de la literatura infantil. En aquest sentit cal destacar la feina de Kalandraka amb la recuperació de tots els títols de Sendak (en totes les llengües de l’Estat), però també de Leo Lionni o de Tomy Ungerer, la col·lecció Vintage de Lata de Sal que publica clàssics que mai abans havien estat editats al nostre país, o les recents recuperacions de les editorials Blackie Books o Impedimenta de títols que es consideren a l’origen del format com Babar o Pedro Melenas y compañía.

Anna Juan, professora de la Universitat Autònoma de Barcelona

 

Ten Years After: Changes and Challenges in Children’s Literature Research

Children’s literature research is a promising research area in the international academia and touches on multifarious issues, which deal with the mutual relationship between children’s literature – including children’s media – and related images of childhood. In this regard, three fields play a significant role since the last decade: (emergent) literacy, picturebook research, and cognitive studies. These approaches emphasize the interdisciplinary character of children’s literature research and offer fascinating insights into the impact of picturebooks and other children’s media on the child’s cognitive, linguistic, emotional, and societal development. Numerous conferences and publications bear witness to this increasing interest, as for instance the biannual European picturebook conferences, which started in Barcelona in 2007, and the book series “Children’s Literature, Culture and Cognition” (John Benjamins). These and other undertakings open up new horizons and hopefully inspire research projects for many years to come.

Bettina Kümmerling-Meibauer, University of Tübingen, Germany

 

El crecimiento del mercado del libro infantil en los últimos 10 años (aparición de más de 50 sellos nuevos) nos traslada la ilusión de un ensanchamiento del panorama literario que podría hablarnos de caminos que se inauguran, voces nuevas que se distinguen de los ecos, miradas orientadas hacia otras literaturas ajenas al ámbito anglosajón…Una ilusión. La repetición de temáticas, esquemas narrativos, personajes, colecciones… nos muestran un mercado que asume pocos riesgos. La crisis ha marcado, con el signo del miedo, temáticas conservadoras, sentimientos a flor de piel y la preocupación por la pedagogía con el fin de vender complaciendo a los compradores-mediadores.

Mayor presencia de la LIJ en la sociedad. La academia, que se ha ocupado intensamente durante estos 10 años del estudio de la Literatura Infantil con la puesta en marcha de másters, cursos, y a través de la incorporación de materias específicas en los currículos tradicionales, no parece que todavía permeabilice la vida corriente de los centros escolares, las dinámicas familiares y las direcciones de las editoriales. La difusión de la literatura infantil a través de las redes sociales con blogs de especialistas, de madres y de periodistas dedicados a la infancia ha puesto de relieve que los libros infantiles son un recurso de valor que hay que considerar en la cultura infantil.

Raquel López Royo, A mano Cultura

 

Estos últimos años apenas he frecuentado la literatura infantil y juvenil de nuestro país, tal vez porque no he tenido niños a mi lado a quienes acompañar en sus lecturas.  Sí, sin embargo, he seguido releyendo los libros y los autores que me gustan. He releído a Andersen y a Grimm, mis preferidos, he releído a George Macdonald, Alicia y Peter Pan y he vuelto con frecuencia a las historias de Las Mil y Una Noches. Mi amor a estas historias extraordinarias  me lleva  a rebelarme contra esa tendencia tan actual de reescribir los cuentos de hadas con arreglo a patrones y tópicos de nuestro mundo. Hablo de esas versiones de La Cenicienta, de Blancanieves, de La sirenita, de Caperucita roja, de El patito feo, etc…, que tanto abundan hoy. Chesterton se indignaba contra los que cambian los cuentos tratando de adaptarles a sus deseos. Si no les gustan, venía a decir, por qué no se olvidan de ellos y se ponen a escribir los que sí les interesan. La mayoría de estas versiones, además, tienen que ver con visiones simplistas de unas historias que solo se pueden entender en clave simbólica. Porque la Bella Durmiente está lejos de ser una pobre muchacha a la espera del príncipe encantador que habrá de salvarla, representa nuestra vida dormida, todo aquello que estando en nosotros espera la llegada de algo que lo haga despertar. Y el vestido de Cenicienta es algo más que una muestra de la cursilería de una pobre adolescente, representa ese deseo de transfiguración inherente a la naturaleza humana. Todos estos cuentos están llenos de deslumbrantes imágenes, pues su mundo es el mundo asombroso de la poesía. Y los poemas no se deben tocar. Claro que no tienen por qué gustar a todos. En ese caso, lo que deben hacer los descontentos es olvidarse de ellos y escribir sus propias historias. Dudo que tengan el mismo poder cautivador de las historias que abandonan.

Gustavo Martín Garzo, escritor

 

Un tret rellevant de la LIJ dels darrers 10 anys: el reconeixement científic. Moltes coses han canviat en la LIJ (i en el món!) en deu anys però limitats a destacar un sol tret em situaré en la perspectiva docent universitària. Malgrat la poca visibilitat que la LIJ segueix tenint en els mitjans i el persistent desplaçament que pateix per la literatura d’adults, en aquests deu anys la LIJ ha aconseguit una gran fita: el reconeixement científic. Amb els anys hem vist com la LIJ ha adquirit carta de naturalesa i ha estat reconeguda com  una matèria més d’investigació; ha passat de ser només una assignatura (molt sovint una optativa) impartida en la formació dels futurs mestres i dels futurs bibliotecaris a tenir grups de recerca com Gretel, estudis de doctorat dels quals n’han sorgit excel·lents tesis, treballs d’investigació i un seguit de publicacions que demostren la validesa científica d’aquesta matèria com la de qualsevol altra que s’imparteix  a la universitat.

Teresa Mañà, professora de la Universitat de Barcelona

 

La solicitud fue precisa: diez líneas para diez años de evolución de un género. El recorrido del libro para niños y jóvenes durante este tiempo se engasta en el carácter dialógico con un ´lector que ha venido cambiando vertiginosamente las formas de relacionarse con lo escrito. Esa condición matiza la producción del libro para niños y jóvenes, que se convierte en un producto cultural consolidado.

Puede hablarse de la reformulación de estas propuestas estéticas que mantienen el ensamblaje texto-imagen o imagen-texto de los inicios del libro ilustrado y del álbum, sin dejar de lado la narración autoral. Pero son propuestas en las que la temática contemporánea urbana, cotidiana y disruptiva está permeada por el diseño de vanguardia y lo digital, al tiempo que comparte escena con autores clásicos revisitados que contribuyen a dinamizar el género desde un engranaje alterno que da cabida a la experimentación ilustrativa y textual. Ésta promueve sinergia entre los distintos productos para desdibujar fronteras y propiciar nuevos tipos de interacción con esos lectores contemporáneos.

María Beatriz Medina, directora del Banco del Libro

 

La meva participació en el màster, orientada bàsicament a la metodologia de recerca, i per tant una mica al marge dels continguts temàtics propis de la literatura infantil i juvenil, paradoxalment m’ha ofert una entrada privilegiada a aquests continguts a partir de les propostes de recerca dels estudiants, de les seves inquietuds, del seu saber i de les seves preguntes. El creixement de la LIJ al llarg d’aquest període s’ha manifestat, per a mi, de moltes i diverses maneres. Des de la perspectiva didàctica, voldria remarcar la importància del diàleg entre il·lustració i text, tant en el format de l’àlbum com en el format més tradicional de conte il·lustrat. S’obre el pas a les interpretacions diverses del contingut narratiu a través del doble joc text-imatge, a la metaficció com a reflexió sobre el paper del narrador-il·lustrador i del lector, s’amplia la possibilitat de contrastar amb altres lectors la comprensió del contingut narratiu en les lectures compartides i discutides… els lectors i els ensenyants tenen al seu abast una gran riquesa per mirar, llegir i entendre el món de la ficció que els condueix, inevitablement, al món real. També m’ha cridat molt l’atenció el creixement exponencial de la recerca i els estudis sobre la LIJ; certament és un camp en plena expansió, tant des de l’anàlisi dels productes -temes, llenguatges, suports, gèneres, evolució- com de la seva recepció i el seu tractament didàctic -què es llegeix, com es llegeix, com s’interpreta, com s’integra la lectura en la construcció del coneixement del món, etc. Espero que els ex-alumnes i futurs alumnes del màster comparteixin aquesta perspectiva i treballin per conservar i ampliar el paper de la LIJ a l’escola i en els entorns socials que ho estimulin i permetin.

Marta Milian, professora jubilada de la Universitat Autònoma de Barcelona

 

La literatura, y en general cualquier actividad artística destinada al público infantil y proximidades, otorga a su autor un grado de libertad creativa que raramente se encuentra trabajando para otros destinatarios. Como escritor, como seleccionador de ilustradores e incluso como ilustrador de obra para los niños he disfrutado de la sensación –real– de que mis propuestas, por más extremadas que pudieran ser, iban a poder ser recibidas, entendidas y por fin disfrutadas, siempre y cuando mantuvieran una narración coherente y su impulso no desfalleciera. Así, he podido contar cómo creció un libro pequeño que no tenía más que dos líneas, o narrar en imágenes la desconocida vida del personaje que aparece en las señales de tráfico. ¿Por qué no? A veces me da vértigo pensar en las muchas cosas que quedan por contar, y creo que eso es lo que me convierte en un autor infantil, o posiblemente en un autor a secas…

José Antonio Millán, especialista en lectura y medios digitales

 

La extimidad del joven lector

Hoy los lectores jóvenes están en Goodreads, Booktube, Wattpad o la blogosfera literaria. Se trata de sus lugares de encuentro, donde construyen interactivamente potentes mecanismos de información, consumo e influencia. El sistema educativo o el bibliotecario y, en general, los mediadores de lectura han estado ajenos a un fenómeno nada nuevo (Goodreads se creó en 2006), mientras que otros actores descubrían su potencial económico (en 2013 Amazon adquirió Goodreads). Los rasgos constitutivos y fuertemente fidelizadores de estos espacios de afinidad (regulados entre iguales, experimentales, residentes en estructuras provisionales, altamente generadores) se contraponen a muchos de los entornos de formación de lectores (conservadores, estáticos, basados en estructuras verticales). García Canclini discute cómo las políticas públicas de lectura siguen dirigiéndose a las personas “como si leer fuera un acto solitario y se estimulara convenciendo a cada una de los beneficios de hacerlo para su trabajo, su desarrollo y sus placeres”. Discutámoslo.

Inés Miret, consultora de proyectos digitales

 

Mis conocimiento sobre literatura infantil y juvenil no son pocos, son nulos. Y como tampoco dispongo de ningún tomógrafo específico para escanear panoramas generales, el cuadro de mi clínica ignorancia estará más que insinuada. No tengo ni idea de cuál es la salud actual de la literatura infantil y juvenil. Porque de la inmensidad de libros que se publican cada día, cada mes y cada año, apenas leo diez, veinte o treinta. Así que se comprenderá fácilmente mi poca consistencia cognitiva con relación a esta literatura. Es más. Aunque de esa cantidad oceánica editada leyese mil o dos mil libros, tampoco me atrevería a dictaminar cuál sería su panorama general. Desconfío de dichas panorámicas. Me producen el vértigo de la generalización. Así que de lo único que puedo hablar es de esa colección de cuentos que he leído recientemente, publicados por la editorial Alkibla (Pamplona), cuya intención literaria ha sido recrear en clave moderna los mitos y arquetipos contenidos en Caperucita Roja, Cenicienta, El Patito Feo, La Sirenita, etcétera… ¿Quiénes representarían hoy día dichos personajes? El resultado está en esa colección de catorce cuentos recreados y que recomiendo sin más fundamento de apoyo que aquel que se sustenta en el juicio particular placentero de su lectura.

Víctor Moreno, ensayista y profesor de lengua y literatura

 

Es la hora de la escritura.

El siglo XX fue el de la democratización de la lectura. Y en la escuela primaria se lee más que nunca, pese a que todavía en los años 50 se nos decía en las aulas que El Quijote era un alegato contra la lectura, que “reblandecía el cerebro”. En primaria sí, pero en secundaria el índice lector cae dramáticamente, porque ante otros “entretenimientos”, la lectura pierde prestigio. Tal vez la causa de esta caída esté en la ausencia de reciprocidad. Hoy son muchos los escolares que descubren que escribir cura: la soledad, la angustia, la dificultad para entender el mundo que les legamos. Ojalá, al finalizar el XXI, se pueda decir que fue el siglo de la democratización de la escritura.

Gonzalo Moure, escritor

 

Nunca ha sido cosa fácil aquello de pensar en una poesía para la infancia. Incluso hay quienes ven en la “poesía infantil” un perfecto oxímoron, en el cual un término (lo poético como expresión de las más altas cumbres de la creatividad literaria) excluiría al otro (lo infantil como límite para esa facultad creadora). Por fortuna, la última década nos ha dejado una producción editorial que discute cada vez con más fuerza esa visión. Y los argumentos que esos libros ofrecen son muchos: un fecundo diálogo con diversas tradiciones literarias, un progresivo espacio para la experimentación formal y la exploración de nuevas voces poéticas, una evidente ampliación de las fronteras temáticas del género, un incipiente juego metapoético, entre otros. Así, los textos que hoy circulan nos hacen recordar aquella idea del poeta chileno Floridor Pérez, cuando hace ya varios lustros hablara de una poesía infantil que, dada su calidad, merezca ser leída “por niños también”.

Felipe Munita, profesor de la Universidad Austral

 

Panorama LIJ bajo el puente

Doctoras tiene el templo LIJ para hablar, con profundidad y acierto, sobre el paisaje de estos años. Yo he fijado la mirada a ras de suelo, desde los arcos que conforman ese puente literario por el que hemos transitado, con mayor o menor acierto. Y lo que he avistado son nuevas voces, junto a la recuperación de otras (¿incompresiblemente desaparecidas?), gracias al trabajo de las editoriales que reconocemos bajo el marbete de independientes. Hablando de cultura, decía Belén Gopegui que el peso de la corriente nos prefiere islas en vez de archipiélago. Me gusta pensar que estas lenguas de tierra literaria, que abonan la lectura de la mano de sus autores, publicando con pasión y destreza, bregan para que el lector consiga cruzar de unas a otras, domeñando la corriente. Cuenta con la compañía de islas faro, que alumbran contra los empujes desatados de la mala mar, punteando con sus haces de luz, como si de un camino de piedras o migas de pan se tratara.

Rafa Muñoz, de profesión, sus lecturas > http://salamancartvaldia.es/col/323/rafael-munoz/

 

The field of children’s literature has never been as dynamic as in the past ten years, both in terms of children’s books publishing and in scholarship. In the post-Harry Potter era, children’s and young adult books have become more sophisticated, and writers and publishers have stronger trust in young readers’ ability to handle long books with complex plots and narrative structures. Picturebooks are no longer viewed as literacy implements for beginning readers. Children’s books are more and more respected and read by readers of all ages. Children’s literature is also becoming transnational, with popular books published almost instantly in many translations. Not least, digital literature for children has become a prominent feature. Scholarship has responded to this increasing complexity by developing new ways of studying books for young readers. Like a borrowing magpie, children’s literature research has successfully incorporated the most recent and advanced literary and cultural theories, including alterity and intersectionality, posthumanism and ecocriticism, new materialism and cognitive poetics. From being a marginalised area of inquiry children’s literature research has grown into a broad, diverse and vibrant field with a new emerging generation of scholars.

Maria Nikolajeva, profesora de la Universidad de Cambridge

 

¿De una instrumentalización a otra?

Durante décadas, investigadores y promotores de lectura explicaron que los niños debían leer para tener mejores resultados en la escuela, comprender el punto de vista de los otros, compartir un patrimonio, volverse ciudadanos más activos, más críticos. En los últimos años, me parece que se reivindicó más la dimensión artística de la Literatura infantil y juvenil, desde la más tierna edad, y no sólo sus aspectos « útiles ». La importancia de presentar el mundo a los niños y dar forma a sus miedos o deseos por vías no convencionales, desvíos, metáforas. De nutrir su disposición inventiva, su ensoñación, sus pensamientos, su fineza de expresión, gracias a la conjugación de varias artes. De permitirles transformar las penas en belleza, y abrir, en esta época tan brutal, unos espacios protegidos en los cuales puedan estar en armonía con lo que les rodea. Sin embargo, se observa un desvío de esta toma de consciencia: la lectura está a menudo instrumentalizada para sus beneficios terapéuticos, y el libro se convierte en el “remedio” apropiado para tal o cual patología o pena.

Michèle Petit, investigadora emérita de la Universidad París I

 

Un rasgo importante de la LIJ en los últimos diez años es para mí en nuestros países de América Latina su distribución. El impacto de las compras estatales es múltiple y en direcciones a veces opuestas (por ejemplo, crece la industria editorial pero a la vez aumenta su dependencia de vaivenes gubernamentales); resulta sin embargo innegable que una de sus consecuencias es que llegaran a manos de lectores impensados materiales costosos e interesantísimos como Emigrantes, de Shaun Tan, distribuido en muchísimas escuelas del amplio territorio argentino.

La narrativa visual predomina, y esto es también un factor interesante si se tiene en cuenta lo que Arizpe y Styles han venido diciendo hace ya años sobre el empoderamiento que significa para lectores niños que, entrenados en objetos culturales diferentes (como las series animadas), pueden dialogar de otras maneras con los adultos lectores. De ese estado de situación, se abren para mí varias líneas para seguir pensando e interviniendo. La primera: el trabajo con los mediadores de lectura. Sigue haciendo falta insistir en que es clave en la promoción de la lectura la formación de mediadores que puedan lidiar con la complejidad de la tarea que significa la educación estética de los niños. La segunda: el predominio de la narrativa visual no debería significar dejar de lado otros materiales cruciales en esa formación estética (diversas formas de la poesía, la narrativa en prosa, el teatro). La tercera: la narrativa visual no incluye solamente a los álbumes; el desarrollo de libros de historietas para niños en nuestra lengua está necesitando de un salto similar al que los álbumes tuvieron a partir de colecciones como A la orilla del viento que impulsó las lecturas y la producción de álbumes en América Latina.

Grisel Pires dos Barros, profesora Universidad de La Plata

 

El libro-álbum, otra mirada

En pleno boom de la tecnología digital, el libro-album reclama cada vez con mayor fuerza la atención de los lectores. Los distintos elementos del libro -el texto, las imágenes, la tipografía, el formato, el diseño- se confabulan para dar significado a la obra. Producto del trabajo de distintos especialistas -escritor, ilustrador, diseñador, editor-, los esfuerzos se aúnan en busca de un objetivo común: un libro que les habla a los lectores desde el silencio de sus imágenes, palabras y cuidada presencia material. Ello ha contribuido, creo, a deshacer el malentendido de que éste es un género destinado exclusivamente a los niños. En este campo, quiero destacar, además, la labor de un puñado de editoriales, algunas, pequeñas y muy especializadas, que cuidan con esmero cada obra, y que, en los últimos años, han realizado un gran esfuerzo a favor de los buenos libros.

José Luis Polanco, crítico de LIJ, Revista Peonza

 

Al tombant del segle passat la crítica literària a la premsa escrita de llibres infantils i juvenils –ja que a la televisió o a la ràdio era força minoritària-, mantenia els mateixos esquemes que les dècades anteriors: restava inserida en els suplements de llibres i ocupava moltes vegades un espai anecdòtic. És així com podíem llegir a l’Andreu Sotorra, l’Ignasi Blanch i l’Àngel Burgas al diari AVUI, el Pep Molist a El País, l’Eulàlia Vetalló a La Vanguàrdia, entre altres. Però la crisi econòmica i la generalització de les tecnologies de la informació van afectar directament la crítica LIJ en tots els suplements paper. Paral·lelament van néixer webs i blogs especialitzades, plataformes que van permetre espais amplis on la il·lustració irromp amb força amb la inclusió de moltes imatges. Amb els anys han passat a ser referència de la crítica espais com la web de GRETEL, format per un nombrós grup d’investigadores de la UAB; la selecció El Garbell, elaborat pel personal de la Biblioteca Rosa Sensat; la revista Cavall Fort; Cornabou, revista digital gestionada pel crític Andreu Sotorra; Mascaró de Proa, blog dinamitzat pel crític Josep Maria Aloy; Llibres al Replà, elaborat a dotze mans per crítics de Lij provinents del paper, a tall d’exemple. Una tendència que darrerament s’ha vist reforçada per la irrupció a l’entorn digital de la crítica de Faristol. En deu anys, doncs, hem passat d’una crítica literària limitada a l’àmbit de la premsa escrita a fer-ne un ús majoritari i extensiu mercès els nous mitjans digitals. Cal, però, filar prim per separar el gra de la palla.

Joan Portell Rifà, crític de LIJ i professor de la Universitat Autònoma de Barcelona

 

Ha tardado, sí, pero ya ha llegado. Llevaba años coqueteando con la idea, pero parecía que no acababa de atreverse a dar el paso. La LIJ ha colonizado la digitalidad, y no tiene pinta de arrepentirse de ello. Las tabletas digitales han provocado la eclosión de una serie de obras que ya no suponen la simple traslación de la imagen y el texto a una pantalla de ordenador, sino que están haciendo reflexionar a los autores y autoras sobre cómo utilizar sus enormes posibilidades al servicio de la creación literaria. Participación activa del lector, imagen en movimiento, sonido, estructuras narrativas casi inimaginables… las oportunidades son tantas que el debate parece girar en torno, no a quienes son capaces de aprovecharlas, sino a quien es capaz de domarlas. El panorama investigador que se nos presenta para el futuro es, por tanto, igual de desafiante como de alentador, así que, ¡que cuenten conmigo!

Lucas Ramada Prieto, investigador de GRETEL (Universitat Autonòma de Barcelona)

 

Un dels esdeveniments més destacats de la LIJ en els darrers deu anys ha estat l’aparició de les apps literàries i el desenvolupament conseqüent de la LIJ digital. De mans de la revolució tecnològica, els productes destinats a infants i joves s’han ampliat amb un seguit d’obres que, si bé constitueixen una novetat, enllacen molt clarament amb la producció analògica anterior. El paper i la pantalla, de fet, mantenen uns vincles significatius que van molt més enllà de la digitalització d’àlbums o de les versions per a tauleta tàctil de clàssics com Alícia o Els tres porquets. El joc amb i de la literatura i el plaer de la lectura literària adquireixen, ara, altres dimensions. Unes dimensions complementàries i que en cap cas no vénen a substituir res, sinó que sumen títols i possibilitats. El potencial del mitjà electrònic, però, encara està per explorar creativament. Cal esperar, doncs, que el futur pròxim vagi portant un volum creixent d’obres de qualitat per a l’educació literària digital.

Neus Real, professora de la Universitat Autonòma de Barcelona

 

Desde mi punto de vista como autora –deliberadamente subjetivo–, veo que coexisten alternativas muy diversas, casi antagónicas, para leer y escribir libros dirigidos a niños y jóvenes. Un gran segmento sigue atado, como siempre, al mercado escolar, al punto de que autores como Roald Dahl o Cristhine Nöstlinger, por citar dos de tantos clásicos contemporáneos, no suelen circular fuera del circuito de la prescripción. En el otro extremo está lo que llaman “impulso”: aquellos libros que la gente compra “impulsada” por ese “voz a voz” de los llamados nuevos mediadores –booktubers y otras redes no tan ajenas al mercado como aparentan– que se precian de estar al margen de la crítica, de la elaboración literaria o de cualquier institución que huela a escuela. Las búsquedas más personales se han desplazado a los libros-álbum, con un mayor desarrollo pictórico que verbal en la mayoría de los casos, y lo que le queda a un escritor de ficciones construidas exclusivamente “en la lengua” es un pequeño reducto para apostar por esa construcción lenta e incierta de una obra, que es en el fondo, (que ha sido siempre) lo que define el oficio de escribir literatura.

Yolanda Reyes, escritora

 

El que m’agrada dels àlbums i novel·les infantils dels darrers anys és que ja disposem d’un nombre important d’obres que tracten els nens i nenes com a persones intel·ligents i autònomes, capaces d’imaginar, d’interpretar i d’entendre, capaces de tenir gustos propis i de preferir històries no previsibles ni simplificades. Aquests llibres són un plaer per als infants, però també per als adults amb qui els nens els comparteixen. L’ampliació del nombre d’autors literaris que consideren els lectors infantils com a persones amb totes les facultats crec que és una bona notícia que cal celebrar.

Teresa Ribas, professora de la Universitat Autònoma de Barcelona

 

Creo que en los últimos años la LIJ está en un fuerte proceso transformador.

  1. Día a día crece la importancia de las ilustraciones.
  2. Crece la hibridización de la LIJ: el texto informativo se combina con la ficción, con el cómic, con los textos periodísticos. Otro tanto sucede con las imágenes: fotos, collages, ilustraciones clásicas.
  3. Los editores intervienen más fuertemente, incluso se dan casos de textos reescritos en el editing.
  4. Hay un revivir de los clásicos a la lumbre de nuevas rescrituras, de grandes ilustradores, de nuevos lenguajes visuales.

La poesía y, sobre todo, el teatro son los olvidados

Carlos Silveyra, profesor de la Universidad de Buenos Aires

 

Los últimos diez años han sido testigos, en Argentina, de la distribución, sostenida y gratuita, de libros a cargo del estado nacional. Estos libros llegaron a cada jardín de niños y escuela (primaria y secundaria) pública de lugares recónditos del país. Mediadores inteligentes y comprometidos abrieron espacios de lectura e intercambio también en los Institutos Superiores de Formación Docente. En estos Institutos, la LIJ, sin estatus de materia hasta hace pocos años, comenzó a ganar espacio y tiempo en la formación de futuros mediadores. En varias universidades del país la LIJ es objeto de debate, conferencias, seminarios y talleres desde el lugar de cátedra abierta o como parte de postítulos y especializaciones. Falta mucho por hacer y profundizar pero la LIJ ganó un espacio en las políticas públicas.

Ana Siro, especialista en enseñanza de la literatura en contextos escolares y no formales

 

Un rasgo característico de la literatura infantil y juvenil en estos últimos años, desde una observación personal.

Puedo observar que en la actualidad existe una tendencia importante a publicar libros orientados a los bebés y su familia, tomando en cuenta el público al que va dirigido, sus características, maneras naturales y culturales del proceso lector. Desde la perspectiva de un niño que lee con todo el cuerpo, desde un acercamiento sensorial y afectivo, que conlleva a una lectura perceptiva de la sensación, la palabra y la imagen, proponiendo un juego de relación que convoque por un lado a la curiosidad y por otro al deseo de explorar el mundo, en su concreción real, imaginaria y simbólica. Reconociendo que el adulto es el mediador y que, de alguna manera, debe sentirse vinculado significativamente con la propuesta del libro, pero sin olvidar que la literatura, en tanto arte, no está al servicio de la didáctica.

Evelyn Torres, profesora de la Universidad Metropolitana de Venezuela

 

Desde el año 2010, editoriales, autores, así como otros productores ajenos al campo de la literatura infantil y juvenil, han desarrollado contenidos literarios -o con rasgos literarios- para el medio electrónico (ordenadores y dispositivos táctiles). Si bien la influencia de la industria del ocio y la educativa es patente en muchas de estas producciones, un pequeño porcentaje muestra una intención artística evidente a tener en cuenta en la formación de lectores literarios. Aplicaciones móviles como Boum!, Spot o Lil’ Red; u obras digitales en red como Touché, Alicia inanimada o Bla bla, ofrecen a sus “lectores” un acercamiento estético diferente a las narraciones, a través de la imagen, los textos, los sonidos y las posibilidades de participación del receptor. Estas producciones adoptan en parte mecanismos creativos ya existentes en la LIJ pero también beben de otras fuentes. De este modo, la producción digital para niños evidencia que las fronteras de lo literario están lejos de ser herméticas y alimenta una vez más el interminable debate sobre qué es literatura.

Celia Turrión, editora e investigadora miembro de GRETEL (Universitat Autonòma de Barcelona)

 

La Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) ha hallado definitivamente su nicho en los últimos diez años. Y no solamente lo halló sino que ese espacio forjado con perseverancia de hormigas ha crecido y se ha popularizado vertiginosamente. La LIJ está de moda, lo que trae consigo un panorama de ventajas e inquietudes. Por una parte, los libros para niños y jóvenes gozan hoy de vientos a favor, son publicados, admirados, promocionados, difundidos e investigados como hace apenas dos décadas era impensable; pero por otra, se corre el riesgo de hacer de la LIJ un territorio erosionado y superfluo. Esta situación de hallarse en la cresta de la ola impone un doble reto a todos los vinculados seriamente con la LIJ: el de no dormirse en los laureles efímeros y el de asumir con renovados compromisos y criterios la necesidad de ofrecer, abordar y cultivar las verdaderas gemas para niños y jóvenes que se puedan pescar en ese heterogéneo océano de llamada LIJ.

José Urriola, Banco del Libro

 

La “realidad” ha adquirido nuevas dimensiones. Antes de este siglo XXI, el concepto de realidad desdoblaba el mundo en dos. Ahora la división entre “Mundo real” y “mundo virtual” está en desuso. En la era digital, toda actividad, incluida la lectura, está dejando de ser meramente analógica para convertirse en mayor o menor medida en una experiencia compartida con la tecnología. Cada día se hace más necesario centrar la atención sobre la lectura en todas sus manifestaciones, atendiendo a todas sus funcionalidades y contemplando todas sus formas, poniendo el énfasis en los elementos comunes entre la lectura en papel y la lectura en pantalla, apostando por la plena complementariedad entre ambas y destacando, en uno y otro caso, la figura del lector con el fin de estimular todas sus capacidades sensoriales e intelectuales y su interés y de forjar hábitos sólidos de lectura en los niños y jóvenes.

Elisa Yuste, consultoría en Cultura y Lectura www.elisayuste.com

 

La Especialización de Bibliotecas Escolares CRA: Lectura, Alfabetizaciones y Literatura Infantil y Juvenil de la OEI de Chile opina:

Con los bibliotecarios CRA del curso organizado este año por el Ministerio de Educación de Chile y la OEI, hemos realizado un foro sobre nuestra opinión de los cambios en LIJ en estos últimos años. Con ello queríamos establecer contacto, como comunidad de aprendizaje, con la comunidad de aprendizaje del Máster LIJ y contribuir a crear nuevas redes de contactos entre mediadores de distintos países.

La rica discusión que se ha llevado a cabo ha destacado los siguientes aspectos:

  1. El incremento de LIJ que han recibido las colecciones de Bibliotecas Escolares CRA por parte del Ministerio de Educación “con una dimensión más artística, es así cómo tenemos los comics. libros ilustrados que son llamativos para nuestros inquietos lectores, la narrativa visual es predominante, no sólo en los libros-álbum sino que también en las historietas, lo que las hace interesantes para los adultos
  2. El desarrollo del libro álbum, “objetos artísticos totales, cuidadosamente elaborados, en los que confluyen e intervienen diversos lenguajes -texto, ilustración, diseño y edición- en la construcción que realiza cada lector de los múltiples significados de la obra”. Con ellos, las editoriales han interesado a los consumidores y han logrado efectivamente que se adquieran  más libros, que la mayoría de las veces cumplen su objetivo de “encantar “a los pequeños lectores. Algunas personas han destacado sobre ellos que se extienden al público adulto y que aportan nuevas temáticas, con una cierta inclinación por el tratamiento de valores educativos. Este nuevo género coexiste también con el aumento de libros troquelados, “libros móviles “o “libros tridimensionales”. Algunas personas han mostrado también una visión crítica de este aumento de la imagen, considerando que la comprensión de las imágenes es difícil en realidad, y que ese desarrollo “lesiona la capacidad de los niños de integrar nuevas palabras a su vocabulario” y se basa “en un cambio de fachada del libro, de su escritura, ilustraciones y colorido”, en el sentido que “la forma le está ganado al fondo…”
  3. En la narrativa, especialmente en la novela juvenil, la mayoría de los participantes han desatacado el auge del realismo social y crítico desde posiciones transformadoras. “Ya que, a través de la literatura infantil y juvenil se puede manifestar y denunciar situaciones de nuestra sociedad, buscando la reflexión de los niños y niñas, dejándolos en libertad para que sean ellos  quienes infieran sus conclusiones”. En este género, se observa así “un despliegue de autores de una nueva generación que nos encantan con temáticas cercanas a nuestra identidad social y cultural”También se ha señalado la difícil competencia de los libros “con los medios audiovisuales, como la televisión, el cine o la radio, en los cuales no se necesita un gran esfuerzo mental, para  disfrutar y comprender  el contenido”, mientras que “la lectura apunta a estimular lo que los medios olvidan, nuestra imaginación, inteligencia y fantasía. Pero algunas personas han optado por un enfoque positivo a este fenómeno, alabando la posibilidad de propuestas interdisciplinares, como el ejemplo de SWING CAFÉ, cuento musical de Carl Norac, ilustrado por Rébecca Dautremer y narrado por Clarice Cardell de la editorial Kókinos: “¿que más fascinante que juntar música, narración oral, dibujo y textos?” en consonancia con la infinita circulación de textos y relatos de todo tipo en nuestras sociedades actuales.
  4. Finalmente, se han aportado muchos ejemplos de libros para sostener estas opiniones, de lo cual se ha podido beneficiar todo el grupo de bibliotecarios, que tendrán ahora más referencias para su biblioteca.

Y con su aportación aquí, tendrán también la posibilidad de enriquecernos y enriquecerse con los futuros intercambios. Ojalá ese intercambio continúe y se extienda a otros cursos.

Teresa Colomer